Mujer dio a luz a trillizos y notó que sus cabezas eran raras. Los médicos le revelaron la terrible verdad

Salud 2346 Visitas

Los defectos de nacimiento son cambios estructurales que están presentes al momento del nacimiento y que pueden afectar casi cualquier parte del cuerpo (por ejemplo, el corazón, el cerebro, los pies).

Pueden afectar la apariencia y el funcionamiento del cuerpo, o las dos cosas. Los defectos de nacimiento pueden variar de leves a graves. El bienestar de cada niño afectado por un defecto de nacimiento dependerá principalmente del órgano o parte del cuerpo involucrado y qué tanto está afectado. Según la gravedad del defecto y la parte del cuerpo involucrada, la expectativa de vida de la persona con el defecto de nacimiento puede verse afectada o no.

Este es el caso de Mike y Amy Howard quienes han pasado por muchas emociones en menos de un año. Primero sintieron la tremenda felicidad de la llegada de su primer bebe. Luego se sorprendieron con la noticia de que no esperaban un bebé si no tres. Incremento el nerviosos de ser padres por primera vez, y pasaron directamente a un comprensible terror que se alivianó con el tiempo.

Terror que ni siquiera puede compararse a lo que iban a vivir.

Con el nacimiento de sus tres bebes Hunter, Jackson y Kaden, Amy sintió en su corazón que algo andaba muy mal. No tenía idea cómo eran realmente los recién nacidos, pero había algo en la forma de sus cabezas que le apretaba el corazón.

Los doctores confirmaron sus temores poco después: Los niños tenían craneosinostosis.

La craneosinostosis es un defecto congénito en el cual una o más suturas de la cabeza del bebé se cierran antes de lo normal.

El cráneo de un bebé o un niño pequeño está conformado por placas óseas que permiten el crecimiento del cráneo. Los bordes en donde se cruzan estas placas se denominan suturas o líneas de sutura. Las suturas entre estas placas óseas normalmente se cierran cuando el niño tiene 2 o 3 años de edad.

El cierre prematuro de una sutura provoca que el bebé tenga una forma anormal de la cabeza y puede limitar el crecimiento del cerebro.

Esto provoca en el mejor de los casos problemas de desarrollo cognitivo. En el peor, puede llegar incluso a causar ceguera.

Los padres buscaron un tratamiento para sus bebes

Los pobres padres debieron ver cómo se llevaban a sus hijos, les ponían unos extraños cascos y operaban sus pequeñas cabezas.

Afortunadamente, el tratamiento escogido por los médicos ha ido dando resultados y los trillizos se recuperan de forma prometedora. Es incluso posible que puedan pasar su primer cumpleaños sin casco.

“Si el artículo fue de tu interés compártelo con tus amigos “

Compartir
loading...

Comentarios