Sus padres lo abandonaron al nacer y un millonario lo adoptó. No creerás lo que hizo con el dinero

Otros 2797 Visitas

Uno de los mayores regalos que podemos recibir como personas es el privilegio de ser padres. Sin embargo, muchos no lo consideran así y solo piensan en sus propios intereses. Es por eso que hoy podemos ver personas que tienen hijos, pero no les dan la atención que merecen.

Por otro lado, hay quienes desean con todas sus fuerzas convertirse en padres, pero no lo logran. De ahí que mucha gente catalogue la vida de injusta.

Alguien que sin duda podía tener razón de catalogar la vida de injusta es Jono Lancaster. Cuando sus padres se enteraron que sería padres, estaban muy contentos. Sin embargo, toda la alegría se esfumo cuando el pequeño nació. Los médicos no quisieron mostrarle el bebé a la madre hasta que ella entendiera lo que sucedía. Y es que su hijo había nacido con el síndrome de Treacher Collins, que deforma el rostro.

Por fin los médicos le explicaron la situación a la madre para que estuviera preparada. Sin embargo, al ver al niño, no pudo soportarlo. Quizás por el descontrol hormonal del parto, no quiso seguir viendo al bebé. Incluso lo llamó engendro y le pidió a la enfermera que se lo llevara de su vista. Cuando informaron al padre de lo sucedido, prefirió no verlo.

Cuando la madre se recuperó del parto, los médicos la dieron de alta, pero ninguno de los padres se llevó al pequeño. Esto le rompió el corazón a todo el personal médico que trabajaba en el hospital. Después de varios días, el niño fue trasladado a un orfanato donde vivió toda su infancia.

Cada día se levantaba de la cama y se miraba al espejo, deseando ser otro. Esto lo llenaba de tristeza, pues veía como otros niños eran adoptados, pero nadie se fijaba en él. Jono creía que tendría que pasar toda su vida en el orfanato, pues nadie lo adoptaría. Sin embargo, a sus 12 años ocurrió lo que nadie se habría imaginado.

Jono conoce a su nuevo padre

Sucede que cierto señor muy adinerado solía hacer grandes donaciones al orfanato. Un día decidió darse una vuelta por allí para ver cómo invertían sus donaciones. Sin embargo, alcanzó a ver a aquel triste y solitario niño a lo lejos. Inmediatamente el señor sintió una fuerte conexión con él, así que decidió hablarle.

Al verlo de cerca, pudo ver que tenía el rostro desfigurado, pero eso no tuvo ningún efecto en el señor. Por eso, luego de hablar con el niño un buen rato, le preguntó si quería ser su hijo. Jono estaba muy sorprendido por la propuesta, y aceptó inmediatamente. Así que el señor empezó los tramites y al poco tiempo, Jono ya vivía con el señor.

Él cuenta que esos fueron los mejores años de su vida, pues fue un padre excelente. Este señor se dedicó a inculcarle valores a Jono y a darle una buena educación. El joven dice que no pudo haber tenido un mejor padre, pues la clase de persona que es actualmente se la debe a él.

Su padre muere y le deja una fortuna

Lamentablemente, tiempo después su padre terminó muriendo, así que su fortuna la heredó Jono. Hoy cuenta con 30 años de edad y tiene muchas metas y sueños que perseguir. Con la educación de su padre, logró entender mejor su enfermedad y la aceptó como parte de sí. De hecho, él mismo dice no sentir ningún rencor hacia sus padres biológicos. Gracias a lo que ellos le hicieron, tuvo la oportunidad de tener el mejor padre del mundo.

El dinero que ahora le pertenece, lo ha utilizado para pagar tratamientos psicológicos a otros con el mismo problema. Además, ha realizado charlas en varios países a fin de ayudar a las personas a entender mejor este síndrome. Su novia afirma que es un excelente hombre con un corazón noble y sincero. Todo lo anterior ha convertido a Jono en la motivación de muchas personas en todas partes.

No nos cabe la menor duda del fantástico trabajo que está haciendo este hombre en favor de los demás. Se nota que su padre adoptivo le dio una muy buena educación y lo guio por el camino correcto. Si piensas que todos deberíamos rehacer nuestra mente y debemos empezar a fijarnos en el interior de cada persona en lugar de lo físico, comparte esta historia en tus redes sociales.

Compartir
loading...

Comentarios