La terapia con larvas puede solucionar la resistencia antibiótica

Salud 1254 Visitas

La idea de colocar larvas, por ejemplo, de gusanos, en una herida abierta para curarla resulta tan repugnante como aterradora para la mayoría de nosotros. Pero incluso en el siglo pasado algunas infecciones crónicas se trataban con éxito mediante este método. Sin embargo, el descubrimiento de los antibióticos, así como su posterior uso generalizado, reemplazó en muy poco tiempo este tratamiento por obvias razones.

Pero, considerando el creciente número de pacientes que son resistentes a los antibióticos, es probable que vuelva a realizarse la terapia con larvas.

¿Qué es la terapia con larvas?

Las larvas —generalmente las que pertenecen a la especie Lucilia sericata— se colocan en una herida abierta para que se coman los tejidos muertos. Las secreciones de las larvas eliminan gérmenes, incluidas bacterias resistentes a los antibióticos como los estafilococos. Por lo tanto, limpian la herida y, además, previenen la aparición de nuevas bacterias sin dañar las células sanas de la piel.

Así es el tratamiento:

Existen dos tipos de tratamientos. En el primero, los gusanos simplemente se colocan sobre la herida. Se necesitan alrededor de 10 larvas por cada centímetro cuadrado de herida. Se aplica una sustancia llamada “hidrogel” en la orilla de la herida abierta para evitar que los gusanos se desplacen hacia afuera.

Se cubren las larvas con una red transpirable, que es cubierta posteriormente con gasas y vendas.

A la segunda variante se la conoce como el método de “la bolsa biológica”. En este caso, se coloca una membrana porosa sintética sobre la herida y se cubre con una gasa. Esta suele ser la opción menos repulsiva para los pacientes.

En ambos casos, las gasas y vendas tienen que ser reemplazarse cada tres días para poder limpiar las larvas. El proceso se repite por completo hasta que la curación de la herida sea evidente.

La terapia con larvas es una buena alternativa para pacientes que no reaccionan a los antibióticos, y bien puede convertirse en un tratamiento muy común en el futuro.

Compartir
loading...

Comentarios